• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
Imprimir

Vida, costumbres, historia y curiosidades sobre el Río Paraná, en un libro imperdible

(26.09.2012).- Todo lo que hay que saber sobre el río Paraná y una profundización sobre cada uno de los aspectos del gran paso de agua forman parte de un libro elaborado por estudiosos de la región. Con su caudal de 20 millones de litros de agua por segundo, el río es materia de investigación amplia y de múltiples disciplinas.  

Cómo no escribir sobre el río en un mundo cada vez más seco? Acaso siguiendo una tradición literaria vinculada al gran curso de color terracota –que tuvo en Juan José Saer, por caso, un exponente exquisito–, un equipo de estudiosos elaboró un nuevo texto que se suma al mundo del conocimiento sobre la Cuenca del Paraná.
El libro tiene un nombre pretensioso por lo sencillo y directo: “Río Paraná”. Se trata de una iniciativa editorial de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, conjuntamente con el diario El Litoral, que reúne el conocimiento de investigadores del Conicet, académicos, antropólogos, arqueólogos, biólogos, economistas, urbanistas, ingenieros en distintas materias, artistas, historiadores, entre otras profesiones para hablar sobre el gran curso de agua y toda la vida que irradia en paso. Es la historia amplia de un curso que acarrea nada menos que entre 16 millones y 20 millones de litros de agua por segundo.
El libro permite conocer singularidades. Por ejemplo que los límites naturales del Chaco austral son los ríos Salado y Paraná; así entonces, la ciudad de Santa Fe forma parte de esa extensa llanura tropical, mientras que Santo Tomé o Paraná, por cerca que estén, ya no: la primera está en la región La Pampa, mientras que la segunda, en la región Entre Ríos, que hacia el norte excede el suelo provincial que lleva el mismo nombre para ganar terreno sobre Corrientes.
Los autores del libro dedican buena parte de las referencias al suelo entrerriano. Tal el caso donde explica que la Mesopotamia Sur está compuesta por las tierras altas de Entre Ríos y Corrientes, y que “tiene en el subsuelo arenas marinas y fluviales, entre las que se destaca el Acuífero San Salvador (principal cuenta arrocera del país)”.
“Una de las características más interesantes de esta región es la existencia de las arcillas negras, que cubren miles de kilómetros cuadrados hasta la barranca del Paraná”. Apunta además que contra toda creencia, quizás estas arcillas no fueron aportadas por el Paraná, sino por el Uruguay en una época seca en el que, además, se formaron los depósitos de yeso de Hernandarias.

Barrancas
. El libro tiene un capítulo dedicado a las barrancas del río Paraná y apunta que la del Parque Urquiza es un depósito marino que contiene fósiles como ostras, dientes de tiburón y foraminíferos que fueron depositados en el Mioceno, hace 5 millones de años, cuando el océano Atlántico invadió gran parte de esta geografía. Y así, explica sobre todas las formaciones: Paraná, Ituzaingó, Hernandarias, La Picada.
La formación de los bancos de arena, los afluentes y el delta, las inundaciones y el devenir de la llanura aluvial, los cambios climáticos, entre otros temas, integran el material que atesora el libro. Pero no solo eso: incluye además observaciones afines a los cronistas coloniales, como el fraile Parras, que vivió en el Litoral entre 1740 y 1770 y revela interesantes comportamientos del río y la llanura.
Cada eje temático es un libro en sí mismo. Como el de Flora y fauna, descripta en su extensión del sistema ribereño Paraguay-Paraná. Allí aparecen nombres familiarizados a nuestro léxico y otros no tanto: dorado, surubí, manguruyú.

Profundidad.
El libro es una confluencia de investigaciones. Al río Paraná se lo aborda desde distintas óptimas y lugares. Entre los muchos datos, sobre el gran curso de agua, aparecen, por ejemplo, estos: los segmentos anchos del cause principal miden entre 20 y 40 kilómetros de longitud. O que las profundidades del río dependen de cada trecho y que en los tramos anchos varía entre 4 y 8 metros. También que las cotas de aguas medias a la altura de Santa Fe-Paraná es de 11 metros sobre el nivel de mar. Esto –explica el libro– indica que el lecho del río en muchos lugares de nuestra zona se encuentra por debajo del nivel del mar.
Apunta que el remanso más profundo –los remansos son los lugares donde el agua gira como un tirabuzón hacia abajo, arrastrando todo lo que pasa por allí– se encuentra en la localidad entrerriana de Cerrito, con 53 metros de profundidad.

Ficha

Título: “Río Paraná”
Edición: Bolsa de Comercio de Santa Fe (*)
Coordinación: María Teresa Pandolfo
Autores: Martín Iriondo, Gustavo Aparicio, Carlos G. Ramonell, Cristian H. Walker, Gabriel Cocco, Luis María Calvo, Carlos Paoli, Jorge Hammerly, Héctor Hugo Prendes, Fabrio Arredondo, Secretaría de Planeamiento Urbano de la Municipalidad de Santa Fe, J. M. Taverna Irigoyen, Enrique Manuel Butti, Héctor Rotger, José Vittori (fotografías) y Mirta Liliana Rosa (corrección).
El libro puede leerse en el sitio digital del diario El Litoral (www.ellitoral.com)
(*) En convenio con diario “El Litoral”.
 

Texto: Jorge Riani